11 de febrero de 2014

Club de debate bloguero: Cambios en las portadas de libros


Pese a que todo el mundo dice que no debes juzgar un libro por su portada, los lectores sabemos que ésta es muy influyente a la hora de escoger qué libro leer. Es cierto que no ocurre siempre, pero en la mayoría de los casos acostumbramos a decantarnos antes por un libro con una portada bonita.

Cada editorial publica libros con su propio estilo, pero hay muchas veces que por una razón u otra, las cambian. Ya sea en una nueva edición, cuando tienen que traducir el libro a otro idioma y publicarlo en otro país o para adaptarla a la versión de bolsillo.

Por ejemplo, podemos ver los libros de la trilogía Rubí, de Kerstin Gier. La versión que más gusta es la norteamericana, seguida por la catalana. Después encontramos la de tapa blanda en castellano que... es difícil describir. A mí, personalmente, no me gusta en absoluto. No refleja nada del libro y es fea a decir basta. 

Versión en inglés.
Versión en catalán.
Versión de tapa blanda en castellano.
También, como ejemplo, podemos ver la trilogía Despierta, de Beth Revis, cuya versión en Estados Unidos ha causado un gran revuelo. Después de los dos primeros libros, para mí de portadas preciosas, publicaron el tercero con una portada completamente distinta.


Después sacaron una nueva edición en la que las dos primeras partes concordaban con la tercera. A pesar de que las portadas no están nada mal, prefiero infinitamente las dos primeras.


Entonces, la publicación en castellano, al no tener una tercera portada que concordara con las dos anteriores, usaron la imagen de la primera y la retocaron, dando lugar a una tercera parte que, a mí, no me gusta en absoluto.


También nos encontramos con multitud de portadas que fueron cambiadas después de haber sido lanzada la película basada en el libro, como Soy el número cuatro o La huésped.



En mi opinión, las mejores portadas acostumbran a ser las ilustradas. Por ejemplo, los libros de Laura Gallego: preciosos.


Sin embargo, también podemos encontrar muchas portadas preciosas hechas con fotografías, como la conocida trilogía La Selección.


No existe un esquema que nos sirva de guía para decir si una portada es bonita o no. No todas las portadas ilustradas son preciosas, ni todas las hechas con ordenador son feas. Es algo que depende mucho y que siempre está a merced de la opinión de cada cuál.

Para participar en debates con temáticas parecidas, no olvides unirte al Club de debate bloguero.

5 comentarios:

  1. A mi las portadas de Laura me encantan, así como las de La Selección. A mí no me gusta mucho que cambien las portadas, da rabia que la de otros países sea más linda que la que tienes en tus manos
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Soy Esther (del club de debate bloguero) y pensaba que ya te seguía, pero no xD qué chasco jiji
    Las portadas de Rubí, Zafiro y Esmeralda me gustan más las americanas :3 son más originales. La de Soy el número Cuatro me encanta la de la película ^^ (que me encantó, por cierto y me gustaría leerme los libros). Y las de Kiera Cass son simplemente preciosas :)

    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Tienes razón en que al fin y al cabo lo primero que vemos en un libro es su portada, y aunque no lo es todo si forma parte importante, bueno al menos para mi haha y lo de cambiar las portadas nunca he tenido que batallar con eso, aunque no me agradaría vivirlo ;)

    ResponderEliminar
  4. Creo que no deberían hacer estos cambios en las portadas, porque la mayoría son peores que el anterior y claro, casi todos no dejamos llevar por portadas bonitas. ^^
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola! Mi nombre es Nikki del blog Rodeada por letras, y me paso por tu blog porque te he concedido el premio Liebster Award, te paso el link de la entrada por si te apetece pasarte:
    http://rodeadaporletras.blogspot.com.es/2014/02/recogiendo-premios-liebster-award.html

    ResponderEliminar

¡Dejar un comentario no cuesta nada!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...